Aquí encontrarás algunos consejos que pueden ser útiles.

Cosas que hacer…

Pide a tus hijos que ayuden a preparar comidas

Haz que tu hijo ayude en la cocina removiendo la mezcla y agregando especias.

Desanima que coman snacks que no sean saludables

Limita la cantidad de dulces y alimentos grasos que tienes a mano. En lugar de eso, ten siempre snacks saludables como frutas y vegetales cortados, y quesos y yogures bajos en grasa.

Introduce frutas y vegetales

Anima a tus hijos a disfrutar las frutas y los vegetales ofreciéndoles una gran variedad desde una edad temprana.

Ten una actitud positiva

Haz que la hora de comer sea agradable creando un ambiente tranquilo y positivo.

Haz que tus hijos miren y aprendan

Es cierto — los padres son potentes modelos a seguir.

  • Sigue tú una alimentación saludable
  • Explica la importancia de ciertos alimentos
  • Elogia su voluntad de aceptar alimentos saludables

Minimiza las distracciones

Minimiza las distracciones y apaga la televisión durante las comidas.

Ofrece variedad

No asumas que a tu hijo no le gustarán ciertos alimentos. ¡Sigue ofreciéndole variedad! Podría sorprenderte lo que tu hijo está dispuesto a probar.

Dales ejemplos

Asegúrate de que tu hijo tiene la oportunidad de ver a sus hermanos mayores, primos o amigos comer variedad de alimentos. Los niños generalmente seguirán su ejemplo.

Usa sus modelos a seguir favoritos

Diles a tus hijos que si comen determinados vegetales y frutas serán como sus personajes favoritos. A los niños les encanta seguir el modelo de lo que han visto en las películas o en los libros.

Usa cubiertos

Puede que tu hijo se interese más en comer con cuchara o tenedor si un hermano mayor los usa también.

Cosas que evitar…

Cuando tú también eres complicado para la comida

Muestra a tus hijos que te gusta una amplia variedad de alimentos saludables y dales que prueben opciones diferentes.

Obligarlos a comer

Déjalos que vean cómo disfrutas la comida primero. Luego dales que la prueben para que sepan que tienen la opción de comer.

Perder la paciencia

Puede que los niños necesiten probar un alimento muchas veces antes de aceptarlo. Ofrece raciones pequeñas combinadas con sus alimentos favoritos. No lo fuerces.

Tener una política de “todo o nada”

  • Olvida el “Club del Plato Limpio”
  • Anímalos a probar solo un bocado
  • Cuanto más a menudo lo prueben, mejor

Dejarte llevar por las emociones

  • No supliques, ruegues o regatees con tu hijo para que pruebe algo
  • Prueba otro día
  • Sigue intentándolo pero no te obsesiones.

Precipitarte con leche descremada

No des leche descremada a niños menores de 2 años a menos que el médico te lo indique. Tus hijos deberían continuar bebiendo leche entera hasta los 2 años. Después de esa edad, los niños pueden pasarse a leche baja en grasa (1% o descremada).

Otras dos cosas que no debes hacer:

  • No eches demasiada sal a la comida ni pongas el salero encima de la mesa
  • No agregues azúcar si no es necesario ni uses la comida para sobornar